Archivo Mensual: junio 2011

Nuestro primer InfraMation, 2003

Nos habían hablado muy bien del Congreso Inframation: el mejor congreso sobre aplicaciones de termografía infrarroja de todo el universo, de verdad que merece la pena, oye, aunque sea en Las Vegas y esté al otro lado del mundo... Además coincidió que empezamos a tener trabajos interesantes de termografía, que realizamos en los bancos motor de Renault. En fin, nos decidimos, era una buena oportunidad para conocer mundo y darse a conocer. Lo de Las Vegas es porque los hoteles son baratos, y la gente cuando acaba la sesión tiene cosas que hacer. Han intentado cambiarlo en ediciones sucesivas, pero al final han vuelto a Las Vegas. Lo primero el viaje: si vais alguna vez no lo hagáis como mi primera vez. Los vuelos normales, desde Madrid, hacen escala en la costa este, con lo que te toca pasar inmigración, bajar maletas, volver a facturarlas, todo ya en el estado lamentable que llevas después de cruzar el Atlántico. Y hay que dar la cara ante el policía de la aduana, y explicarle que vas a un congreso de termografía, que mira, dice él, que hay gente rara por el mundo... El segundo vuelo parece ya una tontería, pero todavía te cruzas todo Estados Unidos y ya llegas a Las Vegas realmente muy pero que muy mal, de madrugada, sin conocer aquello... Entonces el Congreso y la estancia eran en el Hotel New Orleans, en la periferia de la ciudad. Cuando sales del aeropuerto, lo más barato son los autobusitos comunitarios. Ningún conductor de estos autobuses conseguía entenderme el nombre del hotel, que además yo intentaba pronunciar de cincuenta maneras diferentes. Al final te toca escribirlo y el conductor te dice: "Ahhh, New Orleans?" Pero, será tonto! si era lo mismo que yo decía pero abriendo diferente la boca. Los hoteles son todos muy parecidos: un pedazo de edificio tematizado con el casino debajo, que entres a la hora que entres tiene gente jugando a las tragaperras. Llegué un día antes, con lo que aproveché para ir a visitar el Cañón del Colorado, que está al ladito. El primer viaje que vas merece la pena ir en avioneta porque aprovechas más el día, en coche, aunque se puede ir, son unas cuantas horas. Aterrizas en una reserva india donde luego comes. Con todo incluido creo que era sobre unos 300 dólares. De verdad hay que visitarlo, es una de las maravillas del mundo. La altura a la que lo ves no te permite apreciar la magnitud inmensa que tiene este cañón increíble. El congreso en sí realmente impresionante: 300 personas hablando durante cinco días de termografía. Está muy bien montado: para los termógrafos americanos es la oportunidad perfecta para recertificarse simplemente asistiendo. Y el mercado americano por supuesto es gigantesco. Es una oportunidad increible de conocer aplicaciones curiosas, y muy interesantes, de la termografía. Además están los clinics, cursos cortos de tres horas sobre aplicaciones de todo tipo: eléctricas, mecánicas, médidas, veterinarias... traté de asistir a todas las que pude. Mi presentación la primera vez que asistí me la prepararon como poster, es normal sin conocerte. Se organiza un pequeño cóctel, y los asistentes van paseando entre los paneles, que se colocaron aquel año en el pasillo de entrada a las salas del Congreso. Al final Robert Madding, el doctor Bob, real alma del congreso, pasaba y se fotografiaba contigo entregándote el diploma de asistencia. Muy emotivo. Después del Congreso, visita obligada al resto de hoteles tematizados: el Luxor que tiene forma de pirámide, el Bellagio, imponente, imitando villas de lujo y palacios de la toscana, el Caesar Palace, que a mí me recuerda un tebeo de Asterix... En Las Vegas se puede tener cualquier cosa a tu alcance, por supuesto si tienes dinero. La semana se llega a hacer un poco larga, y casi al final estás deseando volver. Pero la experiencia mereció la pena. Tanto que hemos vuelto tres veces más!


Contactos internacionales: Attilio Bruno Verati en Brasil

Después de un tiempo sin introducir nada nuevo en el blog (han sido tres semanas con muchos cursos, dos niveles 1, un curso de edificación avanzado...) volvemos a la carga! Quería presentaros a mi amigo Attilio Bruno Verati. Es instructor en América del Sur, sobre todo en la parte de Brasil y paises de alrededor. Nos conocimos en una reunión en Estocolmo de instructores de todo el mundo, en la preparación del nuevo Nivel 2 hace unos años. Como figura humana es una persona ejemplar, y también por sus conocimientos técnicos. En el viaje donde nos conocimos, a la vuelta iba a aprovechar para pasar por Inglaterra para visitar la casa museo de Sir William Herschel, donde se recogía todo su instrumental tanto astronómico como sus prismas con los que descubrió lo que después llamamos infrarrojo, él entonces le llamó luz calorífica invisible o algo así. Me impresionó mucho esto por parte de Attilio. No nos hemos vuelto a ver en persona desde entonces, pero mantenemos una buena relación por correo electrónico. De cuando en cuando nos enviamos imágenes, informes ó artículos. Os remito a su página Web, merece la pena que os pongais en contacto con él, tiene imágenes infrarrojas realmente impresionantes: http://www.termonautas.com.br/ Y se me ha olvidado decir que, como a mí, le apasionan Los Le Luthiers!



Aplicación de la termografía infrarroja como Ensayo No Destructivo

De manera temprana, el equipo de trabajo de AECTIR ha hecho aplicación de la termografía infrarroja al campo de los ensayos no destructivos. Los primeros trabajos datan del Proyecto Fin de Carrera de José Manuel Flores Bolarín, en el que en este trabajo académico se aplicó la técnica a materiales plásticos. Los principales resultados de este estudio se presentaron en el Congreso IR & D, en Mainz, Alemania, en el año 2007. Posteriormente, a lo largo del año 2009 se llevó a cabo un estudio de colaboración con la empresa TECNATOM para el análisis mediante termografía infrarroja de materiales especiales utilizados en aplicaciones específicas aeroespaciales. Los resultados de este trabajo fueron tan satisfactorios que en el año 2011 se volvió a activar un proyecto similar, en este caso con un plazo de dos años, subvencionado con fondos de investigación públicos, en el que los objetivos fueron desarrollar en profundidad las técnicas necesarias para la adecuada caracterización mediante termografía de fallos en piezas compuestas de diversos materiales (ver resumen del proyecto).  


El primer Nivel 2 ITC que se impartió en España

En esta época ya se llevaba cuatro años impartiendo Nivel 1 con lo que se decidió que podía haber demanda suficiente para realizar el Nivel 2. Para ello previamente Rafael Royo se certificó como Nivel 3 en el único lugar que en el momento lo impartía, el ITC de Boston. A lo mejor algún día os comento algo de las aventuras allí que también fueron divertidas. Respecto al lugar de impartición, hay que decir que sin darnos cuenta coincidió con la visita del Papa Juan Pablo II a Valencia, con lo que los hoteles ofertaban sus tarifas máximas. Creo que cualquier hotel decente se cotizaba por encima de los 100 euros la noche. Así que la decisión fue irnos fuera de Valencia, a un spá de vacaciones en Cartagena cerca de La Manga. El lugar era francamente paradisíaco y así el ambiente fue muy adecuado para el curso. A la auditoría de este primer Nivel 2 asistió Raphael Danjoux por parte del ITC. La siguiente imagen muestra la orla de los nueve alumos certificados en aquel curso. Mucha suerte a todos ellos.


Infrared Training Center
Linkedin AECTIRyoutube AECTIR
El objetivo principal de AECTIR es poner a disposición de las empresas españolas la Termografía Infrarroja, una tecnología ampliamente desarrollada en otros países de nuestro entorno, con el propósito de incrementar su EFICIENCIA y COMPETITIVIDAD.
AECTIR // Agencia Española Certificada en Termografía Infrarroja - Política de Privacidad
©2017 - Diseño por Frucomedia